Seguros 101

¿Qué es una correduría de seguros y cómo funciona? Te lo contamos

20/6/2022
por
Tuio
A la hora de contratar un seguro, se puede hacer a través de una correduría de seguros o de la propia compañía aseguradora. Te explicamos las diferencias.

La contratación de un seguro se puede realizar a través de distintos medios: mediante una agencia, mediante una correduría o contactando directamente con la aseguradora. ¿Qué opción es la mejor? Para ayudarte en tu elección, vamos a contarte qué es una correduría de seguros, en qué se diferencia de una agencia, y qué ventajas tiene optar por esta vía de contratación.

¿Qué es una correduría de seguros?

Todos los productos o servicios que contratamos como consumidores llegan a nosotros a través de un canal de distribución: no todas las empresas cuentan con la misma capacidad para trasladar su oferta al público, y tienen que recurrir a una red de entidades colaboradoras.

Así, encontramos distintas formas en las que podemos contratar un seguro. En algunos casos, lo haríamos contactando directamente con la compañía aseguradora; en otros casos, acudiríamos a una agencia de seguros para contratar el seguro de una compañía en concreto y, por último, nos queda la opción de las corredurías de seguros.

En este escenario, vamos a detenernos en qué es una correduría de seguros: para simplificar, podemos decir que es una empresa que actúa como intermediaria entre las compañías de seguros y los propios asegurados.

Su característica principal es que no mantiene vínculos contractuales con las agencias de seguros, más allá de ofrecer sus productos: en realidad, una correduría es una entidad independiente a todas las aseguradoras.

Por consiguiente, un corredor de seguros es un profesional experto en el mercado de las aseguradoras, y que conoce los pros y los contras de todos los seguros que distribuye la correduría.

De hecho, el trabajo del corredor de seguros no se asemeja tanto al de un promotor de ventas, sino más bien al de un asesor que realiza una venta consultiva, orientando al cliente para que este elija la mejor opción.

De este modo, los asegurados tienen a su disposición un amplio abanico de posibilidades de contratación de seguros, ya sean de hogar, de vehículos, de accidentes o de decesos. Esta amplitud se debe a que las corredurías ofrecen seguros de distintas compañías.

¿Qué es una agencia aseguradora?

En la otra cara de la moneda están las agencias aseguradoras, que son las empresas que comercializan los seguros de una compañía en particular a través de su red. Esta red está compuesta por sucursales que funcionan como “extensiones” de la aseguradora matriz.

Es importante señalar que no son parte de la plantilla de las compañías aseguradoras, sino que conforman una red colaboradora independiente, pero vinculada a ellas por un contrato mercantil; de este modo, están obligadas a observar las políticas generales de la aseguradora en todos los aspectos.

Su método de trabajo consiste en que los agentes de seguros capten nuevos clientes para ofrecerles los productos de la compañía para la que trabajan; por lo tanto, actúan como promotores y captadores masivos de clientes.

Sin embargo, sus funciones suelen limitarse al proceso de venta, y no tanto al de asesoramiento, ni mucho menos al de la gestión: los agentes delegan estos trámites al personal interno de las aseguradoras, y remiten a los asegurados a la compañía cuando a estos les surge algún problema.

¿Cuál es la diferencia entre una correduría y una agencia de seguros?

Independencia con respecto a las aseguradoras

Como es fácil intuir, la principal diferencia entre ambas figuras es su grado de dependencia con respecto a las aseguradoras.

Las agencias de seguros están vinculadas a las compañías: adoptan su estética, sus eslóganes, sus políticas comerciales, y responden ante ellas por sus resultados de ventas. A su vez, las propias aseguradoras les fijan una serie de condiciones y objetivos, en un modelo similar al de una red de concesionarios de automóviles.

Por su parte, las corredurías no dependen de las aseguradoras, más allá de incluir sus seguros en el catálogo que ofrecen a sus clientes. Ninguna aseguradora puede pedir cuentas a una correduría ni influir en sus políticas, ya que estas empresas gozan de una mayor independencia en todos los aspectos.

Amplitud de productos a disposición del cliente

También podemos encontrar diferencias entre el conjunto de seguros a los que se puede acceder a través de una agencia y a través de una correduría.

La oferta de cara a los clientes es mayor en una correduría de seguros, ya que esta ofrece un catálogo de productos de todas las compañías con las que tenga algún convenio de distribución. Digamos que funciona como una especie de "tienda variada de seguros", en la que el cliente puede encontrar productos de distintas compañías, y es asesorado por el corredor de seguros para elegir el que más le convenga.

Por consiguiente, las agencias de seguros comercializan los productos de una única compañía aseguradora, ya que están vinculados a ella mediante una relación mercantil. En estos casos, el cliente tiene restringido el acceso a los productos de otras compañías, siendo asesorado por los agentes de seguros solo sobre la oferta de la aseguradora para la que trabajan.

Perfil del agente y del corredor de seguros

Además, como hemos desarrollado en el apartado anterior, un corredor y un agente de seguros tienen perfiles diferentes, por las diferencias existentes entre las empresas para las que trabajan.

Los agentes de seguros tienen un perfil comercial puro y duro, muy necesario para las tareas de venta y promoción que realizan. Sus objetivos de ventas los determina la propia aseguradora, y están condicionados por las políticas de esta.

En cambio, los corredores de seguros tienen un perfil asesor, de tal forma que no se dedican a promocionar productos para cubrir las cuotas que les exige la aseguradora; su función consiste más en orientar al cliente para que este elija el seguro más adecuado a sus necesidades.

Tareas de gestión de agencias y corredurías

En consecuencia, el tipo de tareas que acomete cada uno de estos profesionales se distingue en función de su perfil y, obviamente, del tipo de empresa para la que prestan sus servicios.

Por un parte, el agente de seguros delega las tareas de gestión y contratación, así como los futuros contactos por posibles incidencias, en la propia aseguradora. El agente de seguros funciona de forma efectiva como una extensión comercial de la compañía, con el cometido principal de aumentar la cantidad de asegurados.

Por el contrario, el corredor de seguros realiza una labor de mediación entre el asegurado y la compañía, más allá de la venta de los seguros: realiza todas las gestiones propias del seguro, sin delegarlas en la aseguradora, y actuando en nombre del tomador del seguro cuando ocurre algún siniestro.

Ventajas de una correduría de seguros

Según las diferencias entre ambos tipos de entidades, en calidad de cliente parece bastante interesante que elijas una correduría de seguros porque:

  • Tendrás más tipos de seguros disponibles para comparar y elegir, y no tendrás que ceñirte a la oferta de una única compañía. Además, el trabajo de un corredor de seguros no se limita a la venta (a diferencia de las agencias), sino que abarca todo el proceso de gestión, contratación y actuación ante incidencias.
  • Recibirás un trato más personalizado, porque el personal de una correduría está acostumbrado a orientar a sus clientes manejando un número mayor de posibilidades. De hecho, el trabajo del corredor de seguros se basa en el asesoramiento, no en la venta agresiva.
  • Obtendrás mejores condiciones; las corredurías absorben tal volumen de gestión que a las propias aseguradoras les renta más que los clientes contraten sus pólizas a través de ellas. Esto significa que los precios que pueden ofrecer las corredurías pueden llegar a ser más económicos que los de las agencias, de lo cual te beneficiarás como consumidor.
  • Saldrás más satisfecho, ya que tendrás la seguridad de que quienes te atiendan no tendrán un especial interés en "colocarte" un seguro u otro, sino que contrates lo que realmente necesitas. La imparcialidad del corredor de seguros es clave para la satisfacción del cliente.
  • El personal está tan cualificado en una correduría como en una agencia: te atenderá un mediador igualmente certificado y experto en gestión de seguros. No olvides que, para desempeñar esta profesión, se requiere de una formación específica, y está regulada por las leyes españolas.
  • Contarás con un servicio de mediación de cara a la compañía: las corredurías, gracias a su condición independiente, tienen un mayor margen de negociación con las aseguradoras, y pueden mirar más por el asegurado que los propios agentes de seguros.
  • Estarás más protegido ante posibles desavenencias o malentendidos con la aseguradora. La independencia de las corredurías les permite adoptar una posición más cercana a los asegurados, y tendrás la seguridad de que no van a defender a ultranza a la aseguradora si tienes algún problema con ella.

Esperamos haberte ayudado a saber qué son las corredurías de seguros y por qué puede ser una buena opción acudir a ellas. También te recomendamos que nos preguntes por nuestros seguros de hogar y veas todas las coberturas que podemos ofrecerte.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: