Hogar

Cédula de habitabilidad: cómo obtenerla y cuánto cuesta

20/6/2022
por
Tuio
Si tienes un piso en propiedad, alguna vez habrás escuchado hablar de la cédula de habitabilidad. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este documento.

Pero ¿Qué es la cédula de habitabilidad? La cédula de habitabilidad es un documento que certifica que una vivienda tiene las condiciones de salubridad, higiene y solidez para poder ser habitada, a pesar de que en ella puedan realizarse otro tipo de actividades. Estas condiciones básicas requeridas dependen de la Comunidad Autónoma donde se encuentre la vivienda y cuándo se construyó. Pero, por regla general, los aspectos que se miden en un piso o casa para conceder la cédula de habitabilidad son la superficie útil de la vivienda y de sus diferentes estancias, así como la altura, los huecos y otras dotaciones.

En cuanto a la vigencia, esta suele ser de 15 años, aunque esto dependerá de cuándo se produjo el otorgamiento. En las cédulas de primera ocupación anteriores a 2004 la vigencia era de 10 años, en las que se otorgaron entre 2004 y 2012 tienen una vigencia de 15 años y en las posteriores 25 años. En cambio, para las cédulas de segunda ocupación la vigencia general es de 15 años.

Si necesitas más información acerca de este documento y el precio de la cédula de habitabilidad, sigue leyendo.

¿Para qué se necesita la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad certifica que un inmueble cuenta con unas condiciones mínimas necesarias para ser habitable. Por tanto, sirve como comprobante de la legalidad de la vivienda.

Este documento es obligatorio en algunas comunidades a la hora de vender o alquilar una vivienda, aportando ciertas garantías en el proceso. Además, también lo solicitan para la contratación de ciertos suministros del hogar, como el agua o la luz.

¿Qué incluye la cédula de habitabilidad?

Este documento detalla los equipamientos mínimos que debe tener una vivienda, refiriéndonos con ello a agua corriente, cocina o inodoros.

Concretamente, la célula de habitabilidad contiene la siguiente información:

  • El tipo de vivienda al que se refiere, pudiendo ser plurifamiliar o unifamiliar.
  • Datos de la ubicación donde se encuentra la vivienda: provincia, localidad, dirección, y código postal, así como la referencia catastral de registro del inmueble.
  • Superficie útil de la vivienda. Se refiere al espacio que se destina a ser habitado y que no forma parte de la estructura del inmueble.
  • Referencia con letras de los diferentes espacios existentes en la vivienda: habitaciones (H), trastero (AP), cocina o cuartos de baño con ducha incluida (CH).
  • Aforo máximo de cada espacio, es decir, personas que pueden estar al mismo tiempo en una estancia según los metros cuadrados de que disponga la misma: una persona en 5 m2, dos personas en 8?m2 o en casas sin habitaciones y tres personas en 12 m2.
  • Identificación del técnico que solicita la cédula.
  • Referencia normativa autonómica por la que se regula la solicitud de un tipo concreto de cédula en la localidad donde se ubica la vivienda.
  • El periodo de validez del que dispondrá el documento.
  • Oficina donde se ha llevado a cabo el registro.

Además de todo lo anterior, en el documento expedido se indica si es el original o se trata de la expedición de un duplicado.

¿Es obligatoria?

La legislación no obliga en todas las comunidades autónomas a disponer de la cédula de habitabilidad, habiendo sido sustituida en muchas de ellas por la licencia de primera ocupación, trámite que sí es obligatorio en todos los Ayuntamientos dentro del territorio español.

En Cataluña, La Rioja, Murcia, Navarra, Canarias, Cantabria y Asturias sí que deberás renovarla, puesto que sigue siendo obligatoria. Por otro lado, Andalucía, Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón y Galicia lo han sustituido por la licencia de primera ocupación, excepto en los casos de reforma integral. En Baleares y Comunidad Valenciana se renueva la licencia de primera ocupación, al igual que en Extremadura que deberá renovarse cada diez años.

Los tipos que existen

Dentro de las cédulas de habitabilidad podemos encontrar principalmente tres tipos: Cédula de Primera Ocupación, Cédula de Segunda Ocupación y Cédula de Calificación Definitiva.

Cédula de Primera Ocupación

Este tipo de cédula está destinada a las viviendas que nunca han tenido una cédula de habitabilidad en vigor. Esta cédula tiene el objetivo de comprobar las condiciones de habitabilidad de la vivienda para la que se solicita antes de poder ser usada por las personas.

Podemos distinguir tres tipos de cédulas de primera ocupación:

  1. Cédula de primera ocupación para viviendas nuevas.
    Se solicita para los inmuebles de nueva construcción que deben cumplir con las condiciones de habitabilidad actualizadas, por lo que este tipo de cédula tiene los requisitos más exigentes.
    Para solicitarla habrá que presentar el Certificado Final de Obra Nueva, la Declaración de Obra Nueva así como la garantía de las compañías de suministro de abastecimiento de agua y electricidad.
  2. Cédula de primera ocupación para viviendas legalizadas.
    Este tipo de cédula se da en los casos en que se legaliza una vivienda, por lo que se convierte en una vivienda nueva. Por tanto, el nivel de exigencia es el mismo que para las viviendas de nueva construcción, con algunas excepciones en casos de viviendas antiguas. Se solicita la legalización al Ayuntamiento que comprobará si se cumplen los requisitos y, en caso contrario, habrá que realizar reformas.
    La documentación que hay que presentar es el Certificado Final de Legalización, la Declaración de Obra Nueva, los certificados de las compañías de suministros que garantizan la llegada de luz y agua a la vivienda y la solicitud de alta en el Catastro.
  3. Cédula de primera ocupación de rehabilitación.
    Este caso se da en inmuebles a los que se le ha realizado una reforma o rehabilitación que modifique de forma sustancial la vivienda original. Ocurre cuando se realiza una ampliación o distribución de los espacios. No es válida para rehabilitaciones integrales para las que deberíamos solicitar la correspondiente a vivienda nueva.
    Para solicitarla habrá que presentar el Certificado Final de Obra de Reforma y cumplir con la normativa vigente de habitabilidad.
Cédula de Segunda Ocupación

Es la cédula que deben solicitar las viviendas ya existentes cuando finaliza la vigencia de la cédula de primera ocupación.

Es necesaria cuando se va a poner en venta o alquiler una vivienda o cuando se da de alta algún suministro, como el agua.

Al solicitarla se debe presentar el Certificado de Habitabilidad de la vivienda y cumplir las condiciones de habitabilidad vigente cuando fue construida.

Cédula de Calificación Definitiva

Este tipo de cédula se da únicamente para las viviendas de protección pública. Es similar a la cédula de primera ocupación y cuenta con una vigencia de 25 años. Una vez finalice este periodo habrá que descalificar la vivienda y solicitar la cédula de segunda ocupación.

Para obtener esta cédula habrá que presentar el Certificado de Habitabilidad y el documento que justifique la descalificación, además de cumplir la normativa del momento en que fue construida.  

Además de estos tipos de cédula de habitabilidad que hemos visto, también podemos encontrar, en relación con los trámites:

  • Primera solicitud
  • Renovación
  • Duplicado

¿Cuánto cuesta la cédula de habitabilidad?

El precio de la cédula de habitabilidad dependerá de diferentes aspectos:

  1. Tasas Administrativas. Estas dependerán de la Comunidad Autónoma en que se encuentre ubicada la vivienda.
  2. Antigüedad de la vivienda. Siendo más elevadas las tasas en los casos de vivienda de nueva construcción o de antigüedad superior a 30 años.
  3. Intervención o no de arquitecto. Si decides que sea el arquitecto el que tramite la cédula en lugar de realizar tú mismo el trámite deberás abonar sus honorarios.

Por tanto, los precios son muy variables, pudiendo ser desde 15?€ a 55?€ sin intervención de arquitecto y habrá que añadirle un mínimo de 60?€ más si queremos que sea el arquitecto el que se encargue del trámite.

¿Tiene mi piso cédula de habitabilidad?

Quizás nos surja la duda de en qué estado se encuentra la cédula de habitabilidad de nuestra vivienda. Podemos encontrarnos en tres situaciones diferentes:

  1. Que tengamos una cédula en vigor.
  2. Que tengamos una cédula caducada.
  3. Que no contemos con cédula de habitabilidad.

Para saber exactamente en qué estado se encuentra nuestra vivienda deberemos solicitarlo. Aunque en cada Comunidad Autónoma podremos encontrar diferentes formas de acceder a estos trámites, la mayoría permiten hacerlo de forma telemática.

Los requisitos que suelen exigirse para ello son:

  • Solicitarlo en el Ayuntamiento donde se encuentre el inmueble.
  • Acompañar a la solicitud una copia del DNI del propietario y de la escritura de propiedad.
  • Abonar unas tasas marcadas por el Ayuntamiento.

Como hemos visto, la cédula de habitabilidad es el documento que acredita que una vivienda cuenta con unas condiciones básicas para poder ser usada. Es necesaria para vender o alquilar una vivienda, aunque no es obligatoria en toda España. Tendremos que optar entre la cédula de primera ocupación, de segunda ocupación y de calificación definitiva, en función del tipo de vivienda que solicitemos. Su precio variará en función de algunos aspectos como el tipo de vivienda, la ubicación y la intervención o no del arquitecto.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: