Hogar

Los gastos notariales: quién los paga en una compraventa

7/7/2022
por
Tuio

Cuando vas a hacer una operación importante, como comprar una vivienda o constituir una empresa, es necesario que pases por la Notaría. Porque de este tipo de actos hay que dejar constancia en escritura pública. Y, como bien sabes, eso implica pagar una serie de gastos notariales.

Lo que quizá no tengas del todo claro es qué estás pagando en estos casos. Lo que abonas son los honorarios que cobra el Notario por otorgar una escritura pública. Aunque se suele decir que estos profesionales son caros, lo cierto es que ellos no establecen sus precios. Los honorarios vienen fijados a través de unos aranceles aprobados mediante Real Decreto.

Por eso, dos notarios diferentes te cobrarán lo mismo por una escritura pública del mismo tipo. No obstante, sí pueden aplicar algún pequeño descuento.

¿Quién paga los gastos notariales en una compraventa?

Entre los gastos de las hipotecas siempre se ha incluido el gasto notarial. La compraventa de vivienda en sí misma no debe constar necesariamente en una escritura pública. Cosa que sí ocurre con el préstamo hipotecario.

Por tanto, si has pedido una hipoteca para comprar una casa, tendrás que ir a la Notaría sí o sí. De ahí que el coste de esta acción se incluya entre los gastos hipotecarios.

El coste suele oscilar entre un 0,3 % y un 0,5 % de la responsabilidad de la hipoteca. A ello se le suma el importe de las copias expedidas tanto a la entidad bancaria como al cliente.

Según la nueva Ley Hipotecaria, los gastos de la hipoteca deben ser sufragados en su mayor parte por las entidades bancarias. Ahora los gastos notariales corren a cuenta del banco que concede el préstamo hipotecario. Este debe pagar tanto los aranceles como el precio de su copia. Tú, como cliente, solo tienes que abonar el importe de tu copia de la escritura pública.

Durante años los bancos han abusado en materia de hipoteca y gastos y obligaban a sus clientes a asumir todos los costes de la operativa. Los tribunales han determinado que esto es ilegal. Por eso, si compraste una vivienda antes del cambio legislativo, tienes que informarte sobre cómo reclamar los gastos de hipoteca.

Necesitarás contar con la asistencia de un abogado, porque así el proceso será más fácil. Para recuperar los gastos de hipoteca, reclamar es la única salida. El banco no te los va a devolver voluntariamente si no cursas tu petición de forma oficial.

Si no necesitas un préstamo hipotecario para adquirir tu nueva vivienda, y aun así decides dejar constancia del contrato de compraventa a través de escritura pública, las reglas cambian. Según la ley, el comprador y el vendedor pueden llegar a un acuerdo sobre el reparto de los gastos notariales.

En defecto del mismo, el vendedor paga los aranceles o escritura matriz. Por su parte, el comprador abonará el importe de su copia y de las copias posteriores que pueda necesitar.

Repartir bien los gastos de Notaría es la mejor forma de entrar con buen pie en tu nuevo hogar. Así como contar con una póliza de calidad con todas las garantías, como las que ofrecen nuestros seguros de hogar.

Gastos notariales por una herencia

Cuando surge la oportunidad de acceder a los bienes y obligaciones que forman parte de una herencia, hay que pasar por la Notaría de forma obligatoria. Porque tanto la aceptación como la renuncia deben constar en escritura pública.

En estos casos el importe puede ser más o menos alto en función de los trámites que debas realizar. Para empezar, si el fallecido no ha dejado testamento, tienes que hacer una declaración de herederos ante Notario. El coste medio está en torno a los 250 euros.

La declaración puede pedirla cualquier persona con interés en la herencia. Lo habitual es que el coste de la misma se reparta entre todos los herederos.

Como hemos dicho antes, la renuncia a la herencia también debe hacerse ante Notario. Por suerte, el coste de este trámite es económico y no suele superar los 60 euros.

Por lo que se refiere a la aceptación, el importe de los gastos notariales dependerá del valor de los bienes que integren la herencia. Eso sí, cada heredero contribuirá a satisfacerlos en proporción a la parte de la herencia a la que tenga derecho.

Gastos notariales a la hora de crear una sociedad mercantil

Una sociedad mercantil tiene la particularidad de adquirir personalidad jurídica propia. Para ello debe haber sido correctamente constituida e inscrita en el Registro Mercantil. Y esto no es posible si primero no consta la creación de la misma en escritura pública.

Así que para crear una empresa habrá que acudir al Notario. La escritura pública de constitución de la sociedad mercantil recogerá información esencial de la misma. Por ejemplo, la forma societaria elegida y los estatutos internos de funcionamiento.

También se incluirán consideraciones sobre temas como la forma de administración o el grado de participación de cada socio.

El importe de la escritura pública dependerá del capital social, pero suele rondar los 200-400 euros. Lo habitual es que el coste se reparta entre los socios en proporción a su nivel de participación en la sociedad. Pero también puede abonarse con el propio capital social de la empresa.

Los gastos notariales son una constante cuando se van a realizar ciertas acciones que pueden tener trascendencia con respecto a terceros. Así que abonarlos es una obligación inevitable. No obstante, conviene informarse sobre quién debe hacer frente a los mismos en cada momento. Para evitar acabar pagando de más.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: