Hogar

¿Qué es mejor la inducción o la vitrocerámica? Te respondemos

20/6/2022
por
Tuio
Si estás pensando en renovar tu cocina y cambiar el sistema de cocción, echa un vistazo a este artículo para saber qué te conviene más, si la inducción o la vitrocerámica.

Si acabas de comprar una casa o estás remodelando tu cocina, seguro que te ha venido a la mente la gran cuestión: elegir entre inducción o vitrocerámica.

Las dos opciones cuentan tanto con ventajas como con inconvenientes, por lo que lo ideal es que conozcamos todo lo que ofrecen antes de tomar nuestra decisión.

Una vez que conozcamos sus pros y contras, estaremos listos para ir a encargar la que mejor se adapte a nuestras necesidades, sabiendo que nuestros seguros de hogar cubrirán la que elijas.

La vitrocerámica

Cuando hablamos de vitrocerámica, lo hacemos sobre un tipo de cocina específico que destaca por ser eléctrica. Está compuesta por una placa lisa de cerámica vitrificada, logrando una gran resistencia ante el calor.

Cómo funciona

La vitrocerámica funciona a través de resistencias que se encuentran bajo la placa y que transmiten el calor hacia la superficie. Se enciende de forma táctil en un botón donde también podremos regular la potencia del calor.

Pros

Si te preguntas si es mejor elegir inducción o vitro, te dejamos una serie de ventajas a tener en cuenta sobre esta segunda opción, una de las más demandadas entre los consumidores actuales.

Calentamiento progresivo, lo más buscado

Uno de los pros que destacan por encima de los demás es su función de calentamiento progresivo. Esto quiere decir que sus resistencias no calientan de inmediato lo que pongamos sobre ella, sino que podremos controlarlo.

Esto puede suponer una ventaja extra de cara a cocinar algunos alimentos que no necesiten fuego fuerte de primeras. De este modo, nos permitirá cocinar de forma controlada en todo momento.

Apta para todos los recipientes

Una de las grandes bondades de la vitrocerámica es que sobre ella podremos colocar cualquier tipo de recipiente que se nos ocurra sin temor a que esto suponga un problema.

No requiere de sartenes u ollas especiales para la misma, lo que puede suponer un ahorro interesante a la hora de no adquirir este tipo de utensilios que suelen contar con un precio mayor.

Fácil de limpiar y mantener

La cocina es una de las zonas de nuestro hogar que más nos cuesta limpiar y una de las que siempre debe estar pulcra, ya que es donde elaboramos nuestros alimentos.

Usando una vitrocerámica en lugar de otras opciones, nos aseguraremos de poder limpiarla de forma sencilla. Con un producto específico de limpieza y papel de cocina, lucirá siempre como nueva.

La impurezas no afectarán al resultado

Con el paso del tiempo, es normal que la superficie de nuestra vitrocerámica se vea afectada. Sin embargo, esto no dará lugar a que empeore el resultado de nuestras recetas.

Con el calor, tenderá a carbonizar dichas impurezas, por lo que, más tarde, podremos limpiarlas y deshacernos de ellas de forma mucho más sencilla que en otros casos.

Contras

A pesar de que este tipo de opción cuenta con muchas ventajas que es importante tener en cuenta, también encontramos algunos inconvenientes que es necesario conocer.

De este modo, podremos tomar una buena decisión entre elegir una vitrocerámica o una cocina de inducción.

El gasto puede ser un problema

Al ser un elemento eléctrico, la factura de la luz se ve bastante incrementada con el uso de la vitrocerámica. Sin embargo, teniendo en cuenta sus pros, puede que esto te compense.

Tarda en calentar, pero también en enfriarse

Otro de los inconvenientes que encontramos es que tarda más en calentar que otro tipo de opciones. Si tenemos prisa, esto puede suponer un problema, ya que tendremos que esperar a que la zona esté lista para cocinar.

Por otra parte, cuando hemos terminado de elaborar nuestro plato y apagamos la vitrocerámica, también tardará bastante en enfriarse, por lo que debemos tener cuidado.

Cuidado con los peques de la casa

Si tenemos en cuenta que la vitro permanece caliente aún cuando esté apagada, justo después de usarla, debemos prestar especial atención a no usarla en presencia de niños.

Esto nos evitará sufrir cualquier tipo de accidente no deseado debido al calor que desprende la placa.

La inducción

La cocina de inducción también funciona a través del sistema eléctrico. Sin embargo, en este caso, crea un campo magnético a través de un imán que genera calor en la superficie, que es de metal.

Al igual que la anterior, tiene sus ventajas e inconvenientes, que será primordial conocer antes de tomar nuestra decisión sobre con cuál de ellas quedarnos.

Pros

Las ventajas de la inducción son bastantes y parecen ganar a la vitrocerámica. Por supuesto, todo dependerá de nuestras necesidades.

Menor gasto eléctrico

Una de las principales ventajas que encontramos en la inducción es que gasta mucho menos que su rival. La razón es que no sufre pérdidas de calor al actuar tan solo sobre la superficie metálica.

La estimulación de su imán demanda menos energía, lo que puede suponer un ahorro de hasta el 48 % con respecto a la vitro. Sin duda, un dato muy interesante que debemos tener en cuenta.

Calienta mucho más rápido

Además del ahorro de dinero, también debemos pensar en el de tiempo. La inducción calienta el doble de rápido que la vitrocerámica, ya que actúa de forma precisa y rápida sobre la superficie de metal, transmitiendo mucho más rápido el calor.

Es ideal, por ejemplo, para hacer ebullir diferentes líquidos con el objetivo de hacer platos de pasta, arroz, verduras, etc. Es decir, destaca por su eficacia.

Control de la temperatura de cocción

Al no tener inercia calórica, podemos controlar el imán de forma precisa, así como el calor. Además, su control digital supone una ventaja con respecto a otras opciones, como puede ser la cocina de gas.

La vitrocerámica, por ejemplo, sí que tiene inercia, lo que hace que siga caliente una vez está apagada.

Rápido enfriamiento, menos peligro

Esta falta de inercia hace que, cuando apagamos la cocina de inducción, esta se enfríe de forma rápida y sencilla. Es decir, esto también la convierte en menos peligrosa para los niños, ya que las probabilidades de sufrir un accidente son menores.

Muy fácil de limpiar

De nuevo, tenemos que destacar la facilidad de limpieza también de la inducción, al igual que sucede con la vitro.

Con el producto adecuado y papel de cocina, podremos tenerla siempre como recién comprada.

Contras

Son muchas las ventajas con las que cuenta la cocina de inducción, pero también tiene sus inconvenientes.

El precio

Aunque a largo plazo puede salir más rentable, el precio al adquirir una cocina de inducción es más elevado que en el caso de la vitro. Este punto es importante tenerlo en cuenta, eligiendo la que mejor se adapte a lo que necesitamos en un momento determinado.

Son necesarios recipientes específicos

Para cocinar con inducción, necesitaremos recipientes hechos con este fin. No podremos usar, además, ollas de barro ni otros producidos de forma artesanal.

Control del calor

La diferencia principal entre vitrocerámica e inducción es que la segunda tarda mucho menos en calentar, lo que puede suponer un problema a la hora de cocinar algunos alimentos.

Es importante coger el truco y aprender a controlar la potencia para sacarle el máximo rendimiento a nuestros platos. En el caso del café, por ejemplo, lo ideal es hacerlo a fuego medio para beneficiarnos de todas sus propiedades.

¿Cuál es más económica, la inducción o la vitrocerámica?

Como hemos visto, tanto la vitrocerámica como la inducción cuentan con ventajas e inconvenientes. Una vez conocidos, tendremos que elegir entre una u otra de acuerdo a nuestras necesidades específicas.

Sabemos que una de las cosas que más importan en la actualidad es cuál de las dos sale más económica que la anterior. Por eso, vamos a hacer un repaso de cara a tomar la mejor decisión.

La vitrocerámica, más económica en el corto plazo

En el caso de la vitrocerámica, una de sus ventajas es el precio con el que cuenta a la hora de adquirirla. Esto puede hacernos pensar que es más económica que la cocina de inducción. Sin embargo, solo sucederá en el corto plazo.

Como hemos visto, a la larga, la factura de la luz se verá incrementada debido a su forma de calentar la placa, sus resistencias, así como por las fugas de calor que se dan sobre su superficie. En el caso contrario, esto no sucede.

Cocina de inducción, rentable a largo plazo

Uno de los inconvenientes de la inducción es que, en el momento de comprarla, vemos un precio superior. Sin embargo, si nos gusta pensar a largo plazo, esto puede ser más un beneficio que un problema.

Las cocinas de inducción tardan menos en calentar y en enfriarse. Además, no tienen pérdidas de calor tan importantes como la vitro. A la larga, será la opción más económica en nuestra factura de la luz.

Por otro lado, invertir en recipientes específicos, pero duraderos también podría contribuir al ahorro.

En definitiva, si dudas entre inducción o vitrocerámica, lo primero que debes hacer es pensar en tus necesidades tanto a corto como largo plazo, tu situación económica y estudiar pros y contras de ambas antes de tomar la decisión.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: