Hogar

Cuál es la mejor manera de realizar el cerramiento de tu terraza

7/7/2022
por
Tuio

Hacer un cerramiento en la terraza es una de las reformas más habituales. Porque es una forma sencilla de proporcionarle más metros útiles a la casa. Además, mejora la eficiencia energética de la vivienda.

El cerramiento consiste precisamente en eso. En hacer que todo o parte de los espacios al aire libre de nuestro hogar se integren en el interior de la casa para poder utilizarlos durante todo el año. Esto nos brinda una serie de ventajas:

  • Mejora la eficiencia energética. Al cerrar un espacio al aire libre lo que estamos haciendo es crear una barrera térmica. La perfilería y los cristales impedirán que el frío penetre en la vivienda, pero dejarán pasar el sol, lo que contribuirá a caldear el espacio durante el invierno. En verano, el cerramiento puede abrirse y ayudar así a generar una agradable corriente de aire que refresque los espacios interiores.
  • Mejora el aislamiento acústico. Si tu vivienda está ubicada en una zona céntrica y ruidosa, un cerramiento en terraza puede hacer que sea mucho más tranquila. Porque los perfiles y los vidrios absorberán parte del impacto acústico. Es más, si escoges cristales más gruesos, podrás insonorizar la vivienda y olvidarte de lo que ocurre en el exterior.
  • Limpieza. El cerramiento ayuda a mantener más limpia la zona de la terraza y toda la casa en general, porque entra menos suciedad. Es cierto que también hay que limpiar estos cristales extra. Por eso, es mejor escoger versiones que se abran hacia dentro.
  • Aporta espacio extra. Está muy bien tener una terraza o balcón, pero son espacios que solo se utilizan durante el verano. Con el cerramiento de terrazas puedes aprovechar el espacio durante todo el año. Puedes utilizar este espacio extra para poner un pequeño comedor, tu despacho para teletrabajar, una zona de juegos para los niños, etc.
  • Más privacidad. Si usas cristales ahumados, ganarás privacidad. Desde fuera no se verá lo que ocurre en la terraza.
  • Más seguridad. Es más complicado que los ladrones y okupas accedan a una vivienda que tiene el balcón cerrado.

Tipos de cerramientos de terrazas

Cerramientos horizontales

Son los que se usan en terrazas que están totalmente abiertas y no tienen un techo propio. En consecuencia, hay que instalar paramentos tanto verticales (paredes) como horizontales (techo).

La ventaja de este sistema es que el techo se puede crear a través de materiales acristalados u opacos lo que, en cualquier caso, dejará pasar la luz.

Entre los materiales más empleados están los paños de vidrio y los paneles sándwich, que aportan mayor aislamiento. Aunque hay muchas opciones, es conveniente elegir un diseño que encaje con la estética de la vivienda y del edificio.

Cerramientos verticales

Los cerramientos en terrazas que ya están techadas se realizan a través de la instalación de paredes o paramentos verticales que cierran totalmente el espacio.

Según cómo sea la terraza se puede escoger un modelo u otro. Se puede instalar el paramento de cerramiento de suelo a techo, o solo a partir de la parte superior de la barandilla de obra.

Materiales para los cerramientos de terraza verticales

Cerramiento de PVC

El PVC es un material derivado del plástico. Tiene la particularidad de ser muy ligero y muy resistente. Además, ofrece un buen aislamiento con respecto al exterior y está disponible en varios colores. Incluso puede llegar a imitar materiales naturales como la madera. Esto permite una mejor adaptación a la estética del inmueble.

El cerramiento de PVC suele ser el más económico y da muy buenos resultados si se combina con vidrios de calidad. Con él se pueden crear ventanas tanto correderas como abatibles. Siendo recomendables estas últimas, ya que garantizan un cierre más hermético.

Cerramiento de aluminio

El aluminio es un material que se viene usando en el cerramiento de la terraza desde hace muchas décadas. Es muy ligero y los perfiles pueden llegar a ser muy finos, lo que mejora la estética de la terraza o balcón.

Gracias a procesos como el anodizado y el lacado es posible encontrarlo en gran variedad de colores. Así que no necesariamente debe tener ese aspecto metálico que lo caracteriza.

El inconveniente del aluminio es que es un material conductor y no aísla tanto como el PVC. Por suerte, este problema se puede obviar escogiendo perfilería de aluminio con sistema de rotura de puente térmico.

Cerramiento de madera

La madera es un material natural que ofrece un buen aislamiento y crea una extraordinaria sensación de confort. Pero no es el mejor material para estar expuesto al aire libre. La humedad, el frío y el calor pueden hacer que la madera se deforme y se estropee.

Hoy en día se utiliza poco en el cerramiento de terraza, porque tanto el aluminio como el PVC pueden tener acabados que imitan a la perfección a la madera natural. Así puedes disfrutar de lo mejor de esta estética sin los inconvenientes de este material.

Cerramiento de vidrio

Las cortinas de cristales son las protagonistas cuando se busca un cerramiento minimalista. Ofrecen un buen aislamiento (es importante acertar con el grosor de los vidrios) y no limitan la visibilidad. El efecto visual es como si no hubiera un cerramiento.

¿Necesito licencia para el cerramiento de mi terraza?

A la hora de abordar esta reforma lo primero que hay que hacer es consultar las normas de la comunidad de vecinos. Estas suelen estipular si el cerramiento es o no posible. En caso de ser así, determinar qué materiales y colores se pueden utilizar. Porque es fundamental salvaguardar la estética del inmueble.

En la mayoría de los casos bastará con informar al administrador o al presidente de que se va a hacer una obra. No obstante, según lo que dispongan los estatutos comunitarios, puede ser necesario contar con el consentimiento expreso de la junta de propietarios.

Lo que también hace falta en todo caso es contar con la correspondiente licencia de obras por parte del Ayuntamiento. Para obtenerla vas a tener que presentar el proyecto de cerramiento, el presupuesto, y pagar una tasa.

Lo normal es que no te pongan ningún problema. Sin embargo, ten en cuenta que hay zonas en las que no es posible alterar la estética de los inmuebles. Algunas ciudades tienen prohibido llevar a cabo cerramientos en los edificios del casco histórico.

Una vez que la terraza está cerrada, tu vivienda cuenta con una superficie útil mayor. Es un cambio que debe constar en el Registro de la Propiedad y que dará lugar a un incremento en lo que pagas en concepto de Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Si has hecho la obra con todos los permisos necesarios, tu terraza ya cerrada estará legalizada desde el primer momento. En caso de no ser así, dispones de un plazo de cinco años para legalizar la obra. Pasado ese tiempo, el Ayuntamiento no podrá exigirte nada. Pero, si te “pillan” antes, te pueden obligar a desmontar el cerramiento si en su momento lo hiciste sin el debido permiso administrativo. De ahí la importancia de hacer siempre las cosas de forma legal y sin saltarse ningún paso. Por ahorrarte el pago de las tasas puedes acabar pagando mucho más y encima quedarte sin cerramiento.

Además, un cerramiento debidamente legalizado hará de tu casa un sitio mucho más seguro, como también lo hacen nuestros seguros de hogar.

¿Cuánto cuesta poner un cerramiento de terraza?

Como ya te puedes imaginar, el precio depende mucho de los metros que tenga la terraza y de los materiales que hayas escogido para el cerramiento. Además, debes sumarle el precio de las tasas administrativas para obtener la licencia de obras.

Lo vemos con un ejemplo. Si tu terraza mide 15 metros cuadrados y quieres hacer un cerramiento con vidrio de doble acristalamiento, el precio puede estar en torno a los 3400 euros.

Si en lugar de usar perfilería de PVC o de aluminio optas por el sistema de cortinas de cristal, que es mucho más estético, el precio se incrementa. El presupuesto medio para una terraza de las dimensiones antes mencionadas puede estar algo por encima de los 4000 euros.

En ambos casos debes añadir el precio de la licencia administrativa, que suele ser un tanto por ciento sobre el presupuesto total de la obra. El porcentaje aplicado depende de cada Ayuntamiento, así que no podemos darte una cifra exacta.

Además, el precio será algo superior si además del cerramiento vertical tienes que hacer el horizontal.

No obstante, no estamos ante una reforma que podamos considerar cara. Sobre todo, porque los resultados que obtenemos superan en mucho a la inversión que hemos realizado.

Con el cerramiento notarás que tu casa está mucho mejor aislada con respecto a la climatología exterior tanto en invierno como en verano. Así que en poco tiempo vas a amortizar la inversión con lo que vas a ahorrar en climatización.

Por otro lado, disponer de más espacio útil en tu vivienda mejorará tu calidad de vida y te permitirá disfrutar todavía más de tu hogar. Si estás pensando en hacer un cerramiento de terraza, ahora es buen momento.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: