Coberturas

¿El seguro de hogar cubre la aluminosis?

20/6/2022
por
Tuio
La aluminosis es un problema estructural que puede llegar a causar un derrumbamiento. Conoce cómo detectarla y si cubre el seguro de hogar.

La aluminosis es un problema estructural que afecta a edificios construidos con cemento aluminoso, compuesto por bauxita y caliza, en lugar del tradicional cemento Portland. El problema que se genera es tan grave, que podría acarrear la demolición del edificio ante un riesgo de derrumbamiento inminente.

¿Y cuándo se utilizó cemento aluminoso? Este material fue muy popular en la construcción de viviendas entre 1950 y 1970, gracias a la rapidez con la que endurecía el hormigón; en 1974 se prohibió su uso, al detectarse que podía llegar a perder hasta las tres cuartas partes de su resistencia.

Incluso hubo quien lo siguió utilizando hasta la década de los 80, por el ahorro de dinero y de tiempo que significaba para los constructores de viviendas: esta práctica, en aquellos años, una vez prohibido su uso, fue totalmente ilegal.

Por lo tanto, vamos a analizar si el seguro del hogar cubre la aluminosis, y de qué formas puede tratarse este grave problema.

¿Cómo saber si un piso está afectado por aluminosis?

Para saber si un edificio "padece" de aluminosis, primero se tiene que determinar si se ha utilizado este tipo de cemento en su estructura. Conociendo de antemano la franja de años durante los que se empleó, puedes consultar en la sede electrónica del Catastro el año de construcción de tu vivienda.

Sin embargo, tal y como puedes intuir, esta consulta no te dará la respuesta: simplemente, descartarías tu piso del riesgo potencial de la aluminosis, si es que se hubiera construido después de la década de los ochenta. La información del Catastro, al menos, podría hacer que te quedes tranquilo al respecto.

Pero si tu vivienda se construyó entre 1950 y 1980, es probable que se haya empleado cemento aluminoso en su construcción. Se calcula que, en España, se construyeron aproximadamente 300 000 viviendas empleando este material.

Existen pruebas y diagnósticos que permiten conocer la naturaleza del cemento empleado en la construcción, aunque la detección más típica suele darse casi por casualidad: en el momento en el que las viguetas quedan temporalmente al descubierto durante una reforma menor en la vivienda.

Si alguno de los operarios entiende mínimamente de construcción, podría ratificar la sospecha simplemente observando que el hormigón se ha vuelto marrón oscuro en vez de gris neutro (por culpa de la bauxita).

También se puede identificar la presencia de cemento aluminoso si se observan manchas de óxido en la pared, la cual también se agrieta o se deforma.

Los métodos más precisos para detectar la aluminosis son las catas de cemento, los exámenes especiales con rayos X y las pruebas químicas, que determinan la composición de los materiales.

¿Qué pasa si un piso tiene aluminosis?

La aluminosis consiste en el deterioro del hormigón por culpa de las humedades y las temperaturas extremas; esto sucede porque la porosidad del cemento aluminoso lo hace excesivamente permeable.

Ante la exposición a la humedad y a los cambios de temperatura, el hormigón va perdiendo resistencia con el paso del tiempo; el cemento aluminoso, en este caso, hace de "puerta de entrada" de los agentes externos que reducen la firmeza del hormigón.

El hormigón, como sabes, es una parte central de la estructura de un edificio: si se resquebraja, se compromete la estabilidad de toda la construcción, con el consiguiente riesgo de derrumbe. Los efectos a largo plazo del cemento aluminoso hacen que la estructura del edificio se corroa, aparezcan fisuras o se desprendan los recubrimientos.

Además, el mencionado exceso de porosidad hace que él mismo pierda tanto resistencia como adherencia: el cometido original del cemento, que es compactar el hormigón, se queda sin efecto con el paso de los años.

La explicación química es que el pH del cemento aluminoso se reduce al entrar en contacto con la humedad; en consecuencia, se produce una corrosión y una pérdida de estabilidad, que acaba resquebrajando el hormigón.

Adicionalmente, y de nuevo por culpa de una porosidad excesiva, la humedad filtrada podría trasladarse a más zonas del edificio: esto se traduciría en daños adicionales, ya que las estructuras de las viviendas no están preparadas para soportar humedades. De ahí la importancia de utilizar materiales muy compactos en la construcción.

Si este problema no se detecta a tiempo, quizá lo mejor que pueda pasar es que el edificio sea desalojado. Lo siguiente que debería ocurrir es una demolición controlada, antes de que la estructura se derrumbe por el propio curso de la aluminosis.

¿Se puede tratar la aluminosis?

El tratamiento de la aluminosis no es nada sencillo, puesto que conlleva la colocación de una nueva estructura: todos los elementos afectados deben ser reemplazados por otros en buen estado.

¿Y cuánto cuesta arreglar la aluminosis? Puede ocurrir que esté concentrada en un área del edificio: en ese caso, se pueden apuntalar las zonas afectadas o reforzarlas con estructuras metálicas. El coste podría oscilar entre 400 y 1400 euros, aunque estaríamos hablando más bien de un parche a corto plazo.

Pero si la aluminosis está demasiado extendida, resultaría inviable apuntalar o sustituir todas las vigas del edificio. Además, la propia estructura del edificio podría no soportar el peso de todos estos puntales de seguridad.

La única solución que ofrece verdaderas garantías es demoler el edificio e iniciar una nueva construcción, aunque lo mejor que puede ocurrir es una detección temprana, para evitar que la aluminosis se extienda y la estructura quede realmente comprometida.

¿Cubre el seguro de hogar la aluminosis?

Ante una situación así, es lógico que todos los propietarios corran a preguntar a sus aseguradoras sobre las coberturas previstas en sus seguros del hogar.

Lamentablemente, la respuesta es que el seguro del hogar no cubre la aluminosis. ¿Por qué? Por lo previsible del siniestro. Vamos a entrar en detalles para explicarlo.

Por un lado, asumimos que la construcción de una vivienda es anterior a la contratación de su seguro de hogar: por otro lado, la aluminosis es un daño inherente al continente (estructura) de la vivienda.

Además, debemos considerar que las aseguradoras cubren daños por siniestros, es decir, situaciones que no se han podido evitar. El hecho de que se contemple una posibilidad no significa que la aseguradora vaya a dejar indefenso al asegurado.

En cambio, la aluminosis es un caso aparte, ya que se trata de un defecto de antemano del continente de la vivienda. Las aseguradoras consideran que el daño no se puede evitar, por lo que no introducen coberturas ante una situación que se sabe que sucederá tarde o temprano.

Dicho de otro modo: la cantidad de dinero que tendrían que desembolsar las aseguradoras ante un siniestro ocasionado por aluminosis sería muy elevada. Por ello, estas se abstienen de conceder estas coberturas.

En cambio, sí que existe la posibilidad de que contrates un seguro de hogar con cobertura de inhabitabilidad: por ejemplo, si tuvieras que abandonar tu casa temporalmente ante sucesos repentinos (incendios, catástrofes naturales).

También es posible que tu seguro cubra los gastos de alquilar otra vivienda, también temporalmente, mientras se producen las obras de adecuación de tu hogar: por ejemplo, no cubriría el coste de una reparación de aluminosis localizada, pero sí el desplazamiento a otro lugar en el transcurso de la reforma.

En general, todas estas coberturas complementarias se rigen por la premisa de que el asegurado vuelva a su hogar después del siniestro: las consecuencias de la aluminosis, desgraciadamente y en última instancia, impedirían este retorno.

La aluminosis, como has podido ver, es un problema bastante grave que afecta a los edificios construidos en España entre la década de los 50 y gran parte de los 70. Aunque ya sabes que las aseguradoras no cubren la aluminosis, consulta nuestros seguros de hogar para evaluar las coberturas complementarias que podrían ayudarte si se da esta situación en tu vivienda.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: