Coberturas

Mi hijo ha roto la televisión, ¿lo cubre el seguro?

20/6/2022
por
Tuio
Tener un seguro de hogar puede salvarnos en muchas ocasiones, pero ¿sabes si este cubre las travesuras de tu hijo? Entérate en este artículo.
En tuio, ofrecemos la cobertura opcional de "Todo Riesgo Accidental" en nuestros seguros de hogar para que en situaciones como esta, no te tengas que preocupar de nada.
DAME PRECIO EN 1 MIN

Los niños se pasan el día jugando y haciendo travesuras, y no es que acaben provocando un daño en el hogar. “Mi hijo ha roto la tele” es algo que los agentes del servicio de atención al cliente de un seguro de hogar están acostumbrados a escuchar. Especialmente ahora que las televisiones de nueva generación son más ligeras y se pueden caer más fácilmente en caso de recibir un golpe.

Un televisor roto puede convertirse en un gran problema, porque la reparación puede ser más o menos costosa en función de qué piezas hayan sufrido daños. Por eso, lo primero en lo que pensamos es en llamar al seguro y ver si esta cobertura está incluida.

¿El seguro de hogar me cubre si mi hijo ha roto la televisión?

Los seguros de hogar incluyen dentro de la cobertura de Responsabilidad Civil los daños que los niños puedan producir a terceros dentro o fuera de casa, puesto que entienden que los pequeños no actúan de mala fe y estos daños suelen producirse por accidente.

Pero cuando hay una pantalla rota de TV que es el resultado de una trastada de nuestro hijo, estamos hablando de un daño que no ha sido provocado a terceros, sino un daño propio. Es un accidente doméstico de los muchos que se pueden producir, y es importante que tengas en cuenta que las pólizas no los cubren todos.

Las condiciones de tu póliza

Si quieres saber si tu seguro se va a hacer cargo de la reparación si tu hijo ha causado un daño a la televisión, lo que vas a tener que hacer es revisar muy bien las coberturas por accidentes domésticos.

Estas suelen incluir la reparación o restitución de cristales y hasta sanitarios, pero pocas veces hacen referencia a las pantallas de las televisiones. Así que es posible que te encuentres con la desagradable sorpresa de que el seguro no se hace cargo del arreglo de la televisión.

La cobertura de Todo Riesgo Accidental

Como más vale prevenir que curar, si tienes hijos pequeños es mejor que estés preparado para todo lo que pueda pasar. En estos casos es aconsejable contratar en tu seguro la cobertura de Todo Riesgo Accidental.

Con ella tienes cubierto cualquier daño material que pueda producirse en tu hogar siempre y cuando el origen del mismo haya sido un accidente. Esto sí te cubriría en caso de que tu hijo rompa la televisión mientras juega, o incluso si se descuelga una lámpara y causa un daño en un mueble que haya debajo.

Aun así, ten en cuenta que esta cobertura no te protege de absolutamente todo. Hay siempre un límite y bienes que están excluidos, como suele ocurrir con las gafas. Por eso, antes de contratar una cobertura de este tipo lee muy bien la póliza para saber qué daños podrás reclamar y cuáles no.

¿Qué reparaciones suelen cubrir los seguros de hogar?

No teniendo contratada una cobertura de Todo Riesgo Accidental, los daños que suelen cubrir un seguro de hogar son aquellos que se producen con mayor habitualidad:

  • Daños provocados por el agua.
  • Rotura de cristales.
  • Daños eléctricos, lo que suele incluir la reparación de los electrodomésticos si se han estropeado por una sobrecarga de tensión. Aunque en estos casos se suele establecer un límite de antigüedad y, pasada la misma, los electrodomésticos ya no están cubiertos.
  • Daños por robo.
  • Daños producidos por fenómenos atmosféricos.

¿Qué hacer en caso de siniestro?

Si una trastada de tu hijo ha dado como resultado una televisión rota, lo primero que tienes que hacer es mantener la calma, por mucho que te cueste. Hay que asegurarse de que el niño o niña no ha sufrido ningún daño.

Seguramente va a estar asustado, así que nada de regañinas. Es mejor hacerle ver de forma calmada que no se ha portado bien.

Solventada la crisis familiar es hora de ponerse en marcha. Es importante que contactes con tu seguro lo antes posible. Lo habitual es que el seguro otorgue a sus asegurados un plazo máximo de siete días para comunicar el siniestro (desde que tengan conocimiento del mismo), aunque en algunas pólizas ese plazo se amplía. No obstante, cuando antes hagas la comunicación, mejor.

Cuando hables con el operador tienes que explicarle bien qué es lo que ha ocurrido y cuáles son las consecuencias del accidente. Quien te atienda te informará sobre si ese daño está o no cubierto por tu póliza.

En caso de que lo esté, se desplazará a tu domicilio un perito para examinar el daño producido y emitirá un dictamen señalando la solución que hay que dar. En el caso de la televisión, dependiendo de cómo sea el daño y de la cobertura que tengas, esto podría implicar la reparación o el cambio por una nueva.

Si el daño no está cubierto por tu póliza, lo que sí puedes hacer es pedir que te manden a un profesional para que valore los daños y te dé un presupuesto para arreglarlos.

Mi hijo ha roto la tele” es una frase que los técnicos de nuestros seguros de hogar van a seguir escuchando por muchos años que pasen. Como sabes que el riesgo está ahí, lo mejor es que te protejas frente a él con una póliza de Todo Riesgo Accidental. En Tuio, puedes añadir esta cobertura extra en un clic. Con niños en casa, es más que probable que acabes usándola.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: