Alquiler

Modelo de fin de contrato de alquiler: qué es y cómo redactarlo

20/6/2022
por
Tuio
¿Sabes lo que es un modelo de fin de contrato de alquiler? Te contamos cómo hacerlo, qué tipos hay y cuándo vas a necesitarlo.

El modelo de fin de contrato de alquiler es un documento que cada vez se usa más, puesto que el arrendamiento se ha convertido en una de las mejores formas de acceder a una vivienda, especialmente en las grandes ciudades.

En España en 2020 más de 3,4 millones de hogares vivían de alquiler. En los últimos años esta cifra no ha parado de crecer. De hecho, la demanda de alquileres es tan grande que la oferta no es suficiente para cubrirla, lo que ha llevado a los precios a subir y subir.

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece un sistema que garantiza los derechos tanto de los arrendadores como de los arrendatarios. Por eso es importante seguir sus prescripciones tanto a la hora de celebrar el contrato como cuando hay que darlo por finalizado.

¿Qué es un modelo de preaviso de fin de contrato de alquiler?

Aunque el contrato de arrendamiento establece cuál es su duración, es importante que cuando se acerca el momento de finalización del mismo el propietario de la vivienda lo comunique a su inquilino para que este tenga en cuenta que se aproxima el momento de pensar en la mudanza.

Se trata del documento que utiliza el propietario del inmueble para anunciar a su inquilino su decisión de rescindir el contrato de alquiler coincidiendo con la llegada del fin del plazo pactado. A fin de que el inquilino tenga tiempo suficiente para empezar a buscar un nuevo hogar.

Lo que establece la Ley de Arrendamientos Urbanos

Según la normativa en vigor la duración máxima de un contrato de alquiler es de cinco años. Si llegado el momento de vencimiento ninguna de las partes comunica a la otra su intención de poner fin a la relación de arrendamiento, esta se prorroga de forma tácita durante tres años más.

En el caso de que el arrendador sea una persona jurídica (una empresa), el plazo máximo de duración será de siete años con prórroga de tres.

En cualquier caso, quien no quiera continuar con el arrendamiento después de acabar el plazo pactado, tiene que comunicarlo a la parte contraria. El inquilino debe hacerlo con dos meses de antelación al fin del contrato. En el caso del arrendador debe enviar el preaviso de fin de contrato de alquiler con una antelación mínima de cuatro meses.

¿Cuándo se utiliza el modelo de fin de contrato de alquiler?

Una vez dado el preaviso del fin de la relación de arrendamiento, cuando el contrato llega a su fin hay que liquidar adecuadamente la relación existente entre el inquilino y el arrendatario. Dejando constancia de que el arrendatario entrega la vivienda y en qué condiciones está esta.

Los dos tipos de modelos

Acuerdo de terminación con liquidación

En este caso el documento deja constancia de que la relación de alquiler ha terminado y ya no hay obligaciones pendientes entre las partes. Por tanto, no pueden reclamarse nada la una a la otra.

Acuerdo de terminación de contrato con retención de fianza

Implica que la relación de arrendamiento ha terminado, pero todavía hay ciertas obligaciones entre las partes que quedan pendientes de liquidar, porque no se han podido cuantificar en ese momento (por ejemplo los últimos recibos de suministros), o porque no ha habido un acuerdo al respecto entre los implicados.

¿Cómo redactar un modelo de fin de contrato de alquiler?

De la redacción de este documento se encarga el propietario de la vivienda. No existe un modelo concreto que haya que seguir, pero sí es importante que aparezcan ciertos datos.

En primer lugar se debe señalar el lugar y fecha en que se va a firmar el documento e identificar claramente a las partes. Luego se expone el hecho que da lugar a la redacción del documento, que no es otro que haber llegado la fecha prevista para el fin del contrato.

Es importante dedicar un apartado al estado en el que se encuentra el inmueble, puesto que esto ayudará a determinar si se va a retener o no la fianza. También se consignará si existe alguna obligación pendiente (rentas atrasadas, recibos de suministros, etc.) y se acordará cómo hacer la liquidación de las mismas.

Por último, se deja constancia expresa de haberse acordado la extinción del contrato de arrendamiento y todos los implicados firman el documento en todas sus páginas. Quedándose una copia cada uno.

Redactar un modelo de fin de contrato de alquiler es algo sencillo que puede ahorrar muchos problemas tanto al arrendador como al arrendatario. Es la mejor forma de poder demostrar que la relación de alquiler ha terminado de forma definitiva y de dejar constancia de si queda o no algo que reclamar. La ley no impone la obligación de redactar y firmar este documento (como tampoco hay obligación de reflejar el contrato de alquiler por escrito), pero siempre es recomendable hacerlo. Si confías en nuestros seguros de hogar, nuestros expertos legales pueden asesorarte sobre cómo hacer el documento.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: