Hogar

Si vivo en el bajo de mi edificio, ¿puedo usar el patio de luces?

20/6/2022
por
Tuio
Te contamos todo sobre el uso que se le puede dar al patio de luces, según la ley, y las prácticas prohibidas en esta parte del edificio.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO

Si vives en un edificio grande en una ciudad, es muy posible que este cuente con un patio de luces y seguramente alguna vez has pensado en utilizarlo y te han surgido dudas de si el uso que ibas a darle estaría permitido o no.

Algunos vecinos utilizan este patio de vecinos para dejar la bicicleta o guardar algunos objetos personales que quizás le resulten imposible de guardar en sus viviendas. Además, en muchos de estos edificios los vecinos de los pisos inferiores hacen uso privativo de este lugar, pero ¿es legal hacerlo y excluir de su uso al resto de vecinos?

A continuación vamos a definir qué es un patio de luces y a resolver esa y otras cuestiones en relación con este lugar del edificio.

¿Qué es un patio de luces?

Un patio de luces, también denominado patio interior o patio de vecinos,  es un tipo de patio que tiene la finalidad de permitir la entrada de luz y ventilación a las estancias interiores del edificio. Este elemento arquitectónico se encuentra en el centro del interior de un edificio.

Las ventajas de algunas habitaciones de las viviendas así como descansillos y escaleras del edificio están ubicadas en este patio con el fin de recibir la luz y ventilación que por él entra.

Su tamaño no suele ser muy grande, en proporción su altura es mucho mayor que la anchura.

Este lugar del edificio suele estar destinado, además de para la finalidad principal de dejar entrar la luz y la ventilación, para ubicar ascensores o cañerías de agua y cableado de los vecinos o de la comunidad.

Pero, además de para las funciones citadas uno o varios vecinos pueden estar haciendo uso de él de forma comunitaria o privativa. La legalidad del uso que se le esté dando dependerá del tipo de patio de luces que sea el de ese edificio concreto y de la actividad que se esté realizando en él.

Tipos de patios de luces

Aunque pueden realizarse otro tipo de clasificaciones, si tomamos como referencia el número de personas que pueden utilizarlo, existen dos tipos de patios de luces: los de uso comunitario y los de uso privativo.

Patio de luces de uso comunitario

Suele ser lo más habitual dentro de los edificios. Estos patios cumplen con su finalidad además de poder ofrecer una finalidad recreativa, siempre que los vecinos estén de acuerdo y no se realicen actividades molestas en él.

Pueden darse otros usos al patio de luces, como aprovechamiento para trasteros de los vecinos, pero hay que tener en cuenta el objetivo de este lugar y las dificultades que se puede ocasionar para acceder a cañerías o contadores que se encuentren ubicados en él.

Patio de luces de uso privativo

En ocasiones existen diversas zonas en una comunidad que solo pueden ser usadas por algunos vecinos. Esto suele darse de forma habitual en los patios interiores.

El caso más claro por el que se da un uso privativo de un patio de luces es por la imposibilidad de acceso a través del resto de viviendas del edificio. En este caso o cualquier otro en el que el uso del patio esté restringido al resto de vecinos, esto debe estar recogido en los estatutos de la comunidad.

La posibilidad de un uso privativo no quiere decir que el patio forme parte de nuestra vivienda, únicamente tenemos derecho a su uso. Además, la persona que lo utilice en exclusiva tendrá la obligación de limpiarlo y mantenerlo así como de permitir la entrada para acceder a los contadores u otros elementos comunitarios.  

¿Qué usos le puedo dar al patio de luces?

Pero, entonces ¿puedo techar el patio de luces si tengo derecho a un uso privativo de él?

Si te encuentras en un edificio en el que el patio de luces es privativo y tienes el derecho a usarlo en exclusiva, debes saber que no está permitida cualquier actividad en el mismo.

Las actividades que se realicen en el patio deben ser respetuosas con el resto de vecinos, por lo que debemos tener en cuenta qué consecuencias tienen para las personas residentes en la comunidad.

No obstante, aunque existen ciertas actividades que no están permitidas, pueden realizarse con permiso del resto de vecinos. Por ejemplo, la instalación de un cerramiento en el patio interior o la colocación de muebles no está permitido, pero puede realizarse siempre que a los vecinos no les importe que lo hagas.

El Código Civil y la Ley de Propiedad Horizontal permiten la utilización privativa de un elemento de la comunidad siempre que las actividades sean inocuas para el resto de vecinos de la misma.

Ley de Propiedad Horizontal

El artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) establece la posibilidad de modificar el patio de luces siempre que no afecte al edificio o perjudique al resto de propietarios. Además, también obliga a solicitar permiso de la comunidad para dichas modificaciones.

Por otro lado, las obligaciones de los propietarios que realicen un uso privativo de este patio están reguladas en el artículo 9 de la LPH, que designa a estos usuarios como responsables del mantenimiento con el objetivo de no perjudicar a la comunidad ni al resto de propietarios. Pero la responsabilidad va más allá, puesto que, en caso de no realizar un mantenimiento adecuado, deberán indemnizar por los daños ocasionados por el descuido de este elemento común.

Sin embargo, en los casos en que surja algún problema derivado de la estructura del patio comunitario o de los servicios e instalaciones ubicadas en él, la responsabilidad recaerá sobre la comunidad de vecinos en lugar de sobre el vecino que realiza un uso privativo del mismo.

¿Qué prácticas no puedo llevar a cabo en un patio de vecinos?

Existen algunas prácticas que, por regla general, no pueden realizarse en un patio de vecinos debido a la necesidad de mantener la convivencia y el respeto por el resto de personas que residen en el edificio. Algunos ejemplos de ellas son:

  1. La persona que utilice el patio de luces no puede realizar en él reformas estructurales, como colocar un cerramiento. De hacerlo necesitará la aprobación de la junta de vecinos.
  2. A pesar de que muchas personas lo utilizan como almacén, esta es una práctica prohibida aunque poco denunciada.
  3. Cualquier actividad que pueda resultar molesta para los vecinos, como barbacoas o fiestas, también deben evitarse en este lugar.

Por tanto, antes de realizar una actividad o darle un uso concreto a nuestro patio de vecinos, es mejor analizar o consultar si está permitido o, en su caso, solicitar el permiso de los vecinos.

Como hemos visto en este artículo, el patio de luces es también llamado patio interior o de vecinos y tiene como utilidad principal la entrada de luz y aire para las zonas interiores del edificio, como habitaciones de las viviendas o descansillos. Pueden ser comunitarios o privativos, según las personas que puedan hacer uso de él y, aunque sean de este segundo tipo, no se podrá realizar en él cualquier actividad.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: