Seguros 101

¿Qué es el seguro para propietarios de viviendas?

20/6/2022
por
Tuio
¿No estás enamorado de tu póliza de seguro de hogar? Pues deberías estarlo.

Con la vivienda de tus sueños, es hora de empezar a pensar en el seguro de hogar. Si vas a pedir una hipoteca (y siendo sinceros, la mayoría de nosotros necesitamos un préstamo para convertirnos en propietarios de una vivienda), se te exigirá que tengas al menos algún tipo de cobertura para propietarios.

Este requisito tiene sentido si lo piensas, porque el seguro de hogar protege tu gran inversión y la de tu prestamista hipotecario. Pero aunque el seguro de hogar suele ser obligatorio, no son muchos los propietarios que entienden los matices de sus pólizas. 

Más de la mitad de las personas no entienden lo que está cubierto (y lo que no) o cuánta cobertura necesitan realmente. Y no les culpamos: estas pólizas pueden ser un poco confusas. 

Lee nuestra guía, en lenguaje sencillo, y saldrás sintiéndote mucho más seguro de sus conocimientos sobre el seguro de hogar.

¿Qué es el seguro de hogar?

Básicamente, una póliza de seguro de hogar es un acuerdo entre usted y su compañía de seguros. Usted paga una prima mensual y, a cambio, la aseguradora le ofrece protección financiera en caso de que ocurra algo malo.

Una póliza estándar de hogar puede cubrir los costes de reparación de los daños ocasionados por sucesos como incendios, rayos, vendavales, granizo, humo, robos, vandalismo... y la lista continúa. 

Si quieres conocer los detalles de tu póliza, un buen lugar para empezar es la página de declaraciones, que es un resumen de todo lo que necesitas saber sobre tu cobertura.

¿Por qué debo contratar un seguro de hogar?

Principalmente, bueno... porque probablemente tenga que hacerlo.

Cuando contratas una hipoteca, un prestamista o un banco te presta una gran cantidad de dinero para cubrir el precio de una vivienda, con la expectativa de que tú, el propietario, devuelvas este préstamo con intereses. Si tu casa sufriera daños y no tuvieras un seguro (o los fondos para las reparaciones), podrías dejar de pagar el préstamo, la propiedad bajaría de valor y el prestamista tendría una gran pérdida en su inversión. 

Pero más allá de ser obligatorio, un seguro de hogar es simplemente de sentido común. La cobertura adecuada puede proteger tu cartera si tienes un poco de mala suerte, como si un árbol cae sobre tu tejado.

¿Qué cubre el seguro de hogar?

A continuación te explicamos lo que cubre tu póliza de seguro de hogar estándar:

Cubre tu casa

Si su casa física resulta dañada o destruida, la cobertura de vivienda podría ayudar a cubrir los costes. Aunque también habrá algunas exclusiones de lo que cubre la cobertura, que verás enumeradas en tu póliza. Por ejemplo, es habitual que los daños causados por inundaciones o terremotos no estén cubiertos por la póliza. 

Cubre tu propiedad extendida

Esta parte de la póliza, conocida como cobertura de "otras estructuras", cubre los bienes de su propiedad que no están conectados a su casa o construidos en los cimientos de su propiedad. 

Esta cobertura incluye el camino de entrada, la valla o el cobertizo para las herramientas. Básicamente, si no está unido a tu casa, y es parte de tu propiedad, está cubierto. 

Cubre las cosas que son de tu propiedad

Si está familiarizado con el seguro de alquiler, probablemente sepa un par de cosas sobre este tipo de cobertura. 

La cobertura de bienes personales cubre tus cosas. Esto incluye cosas como tu portátil, tu colección de discos o tu Pelotón. 

Esta cobertura también puede proteger tus cosas si están en la naturaleza. Si te roban la bicicleta (aunque la hayas cerrado con llave) delante de una cafetería, también está cubierta. 

Cubre las situaciones en las que tu casa se vuelve inhabitable

Si de repente no puedes vivir en tu casa debido a daños inesperados cubiertos por tu póliza, la cobertura de pérdida de uso entra en vigor para cubrir los gastos adicionales relacionados con vivir temporalmente fuera de tu casa.

Este tipo de cobertura te ayudará a hacer frente a los gastos adicionales relacionados con el alojamiento en un hotel, la comida para llevar, la lavandería y el aparcamiento, más allá de lo que pagarías normalmente.

Te cubre a tí (y a otras personas de tu póliza) cuando se encuentre en un aprieto legal

Esperamos que nunca tenga que utilizar su cobertura de responsabilidad civil, pero si alguna vez se encuentra en un aprieto legal, su cobertura está ahí para suavizar el golpe financiero. 

Esta cobertura entra en juego si:

  1. Te demandan porque alguien se ha lesionado en tu propiedad 
  2. Usted o alguien de su póliza es demandado por dañar la propiedad o las cosas de otra persona
  3. Hay honorarios legales por accidentes en los que tú (u otra persona de tu póliza) tienes la culpa. Ten en cuenta que esto sólo cubre los daños a otras personas, no a ti mismo, y no a las personas que figuran en tu póliza... echa un vistazo a la sección de la Cobertura E de tu póliza para obtener más información.
Puede cubrirte a ti (y a otras personas incluidas en tu póliza) cuando alguien se lesiona en tu propiedad

Supongamos que después de una copa de vino (o más), un invitado se resbala, se cae y se rompe el tobillo en tu patio. En este caso, tu cobertura de responsabilidad civil te ayudará a pagar la factura. 

¿Qué no cubre el seguro de hogar?

Los terremotos y las inundaciones no están cubiertos en una póliza de seguro de hogar estándar. Si aún así quieres tener cobertura para este tipo de desastres, puedes contratar una cobertura adicional.

Lo más probable es que tu póliza tampoco cubra: daños por moho, obstrucciones en el alcantarillado, infestaciones (incluidas las chinches), accidentes en la piscina, desgaste, daños por obras de construcción, perros peligrosos/agresivos, dinero robado, riesgos nucleares y acciones gubernamentales.

Aunque tu póliza estándar cubre hasta cierto punto cosas como las joyas, las obras de arte y los instrumentos musicales, puede que le interese añadir una cobertura extra si tiene muchos objetos de valor en estas categorías.

¿Quién está cubierto por el seguro de hogar?

El seguro de hogar es un asunto familiar. Si contratas una póliza, todas las personas que viven bajo tu techo y que están relacionadas contigo por sangre, matrimonio o adopción están cubiertas. Tus hijos, tu cónyuge, tus padres, etc., estarán cubiertos por la póliza. 

Esto parece sencillo, pero ten en cuenta que si contratas una póliza y tú y tu compañer@  de vida no estáis oficialmente casados o en una unión civil reconocida por el estado, no estarán automáticamente cubiertos. 

En este caso, puedes añadirlos fácilmente como asegurados adicionales por un coste extra. Para asegurarte de que tienes cubiertos a todos los miembros de tu hogar, consulta esta guía completa para saber quién está cubierto por tu póliza de hogar.

¿Cuánto seguro de hogar necesito?

A la hora de adquirir una póliza de seguro de hogar, muchas personas se limitan a contratar la cobertura sin pensar en ello, optando por las opciones de cobertura más bajas y, por tanto, quedándose con muy poca cobertura.

Dedicar un poco de tiempo a considerar realmente las cantidades de cobertura de antemano podría ahorrarle mucho tiempo, dinero y disgustos a largo plazo. 

Vamos a profundizar en la cantidad de cobertura que puedes necesitar en las seis partes de tu póliza de hogar, para que puedas obtener la protección que necesitas. ¿Listo para un resumen? 

Cobertura de la vivienda

La cobertura de la vivienda cubre los daños físicos a tu hogar (su casa y todo lo que está unido a ella).

Tu cobertura de vivienda debe cubrir los costes de reconstrucción de tu casa desde los cimientos. Esto tiene sentido, porque si ocurriera lo peor y tu casa quedara completamente destruida, querrías que tu compañía de seguros cubriera los "costes de reconstrucción".

Por otro lado, no es conveniente utilizar simplemente el valor de mercado actual de su casa para la cobertura de la vivienda, ya que probablemente acabará siendo una cobertura mayor de la que realmente necesita. 

Cobertura de bienes personales

Los bienes personales es una forma elegante de decir "tus cosas". Tus altavoces, tu televisor, tu biblioteca de novelas policíacas antiguas y tu karaoke, por nombrar algunos.

La cobertura de bienes personales debe ser de entre el 50 y el 75 por ciento del importe de la cobertura de tu vivienda. Así, por ejemplo, si la cobertura de la vivienda es de 300.000 euros, la cobertura de bienes personales debería ser de entre 150.000 y 250.000 euros. 

Si crees que esto no cubre del todo tus objetos de valor más valiosos (como arte, joyas y aparatos electrónicos), busca una cobertura extra de bienes personales con tu aseguradora. Este complemento cubre todos los riesgos enumerados en tu póliza base, además de otros tipos de daños o pérdidas accidentales.

Cobertura de pérdida de uso

Si tu casa se vuelve inhabitable o tiene que ser evacuada debido a un suceso por el que está cubierta, entra en juego la cobertura de pérdida de uso.

Al igual que la cobertura de bienes personales, la cobertura por pérdida de uso suele calcularse en función de la cobertura de la vivienda, es decir, alrededor del 30% de la misma. Por lo tanto, si la cobertura de tu vivienda es de 300.000 euros, tu cobertura por pérdida de uso debería ser de entre 90.000 y 120.000 euros. 

Piensa en lo que te costaría a tí y a tu familia vivir fuera de su casa durante meses. Estos gastos adicionales podrían incluir comida para llevar (tres al día), un hotel o Airbnb, un almacén, aparcamiento y gastos de mudanza, más allá de los gastos habituales. 

Cobertura de responsabilidad civil

La cobertura de Responsabilidad Civil Personal entra en juego si causas lesiones corporales o daños materiales a otra persona o a sus bienes. El incidente puede tener lugar en tu casa o en cualquier otro lugar. 

El importe de la protección de responsabilidad personal también debe tener en cuenta el valor de tus activos financieros, que incluyen tu casa (y otras propiedades que poseas), cuentas de jubilación e inversiones.

Además de los gastos legales, tu aseguradora está cubriendo tu patrimonio en su totalidad. Si esto no fuese suficiente, puedes añadir una póliza paraguas para obtener una cobertura adicional.

¿Puedo actualizar mi cobertura una vez comprada la póliza?

Por supuesto, si quieres hacer un cambio en tu cobertura, ponte en contacto con tu agente o corredor de seguros, o con el equipo de atención al cliente de la compañía de seguros.

Explícales los cambios que quieres hacer, y normalmente podrán redactar una nueva póliza para ti sin demasiadas complicaciones. Por supuesto que, si cambias las cantidades de cobertura, añades cobertura adicional o cambias la franquicia, tu prima mensual probablemente cambiará en consecuencia. 

Cómo comprar un seguro de hogar

Ahora que conoces bien tus necesidades de cobertura, es el momento de comprar una póliza. Al comprar la cobertura, puedes recurrir a un corredor o comprar por tu cuenta. Si eliges salir a buscar tu propia cobertura, puedes ahorrar tiempo solicitándolo a una aseguradora que te proporcione presupuestos rápidamente. 

Si te gusta la tecnología y eres feliz obteniendo una póliza sin hablar por teléfono, prueba la aplicación Tuio: cero papeleo, cero problemas, y muy rápidos gestionando siniestros. Con Tuio no hay corredores, lo que ayuda a mantener los costes bajos que supone un gran ahorro para los asegurados. 

Con un agente o corredor de seguros, los precios suelen ser un poco más altos, y las agencias de seguros tradicionales pueden no esforzarse tanto en pagar los siniestros. Tuio se lleva solamente una tarifa plana de tu prima, utiliza el resto para pagar los siniestros y luego devuelve lo que queda a las causas que te interesan

¡Asegúrate!

El seguro de hogar es la primera línea de defensa financiera si te ocurre algo malo a ti o a tu casa. Adquirir la cobertura adecuada significa regalarse la tranquilidad. 

Y una última cosa antes de irnos: Revisa tu póliza cada año para confirmar que los importes de tu cobertura siguen siendo pertinentes en función de tu estilo de vida y tus necesidades. Un nuevo miembro de la familia o una nueva adición a tu propiedad son dos grandes razones para ajustar tu cobertura. Ahora vete y asegúrate.

Bienvenido al seguro del siglo XXI

Contrata en segundos. Desde 5€ al mes.
DAME PRECIO
Sigue leyendo: